Lecciones del Desierto | 2da Semana

El Pastor Daniel en la continuación de la prédica de la semana pasada sobre “las lecciones del desierto” nos muestra a través de pasajes bíblicos como todo ser humano va a atravesar por desiertos. Definió como desierto una prueba prolongada, larga y amarga pero que sirve de antesala a una promoción divina, tanto los Israelitas, como David y hasta el mismo Jesús no lograron sus cometidos sin antes pasar por un desierto de pruebas. Las buenas noticias son que el apóstol Pedro nos recordó que Dios permite las pruebas, no para reprobarnos sino aprobarnos. La enseñanza es que las pruebas no son para destrucción sino para promoción. Por tanto Podemos tener la convicción que Dios no nos va a dejar tirados en medio de esa prueba por la que estamos pasando, ya sea espiritual, emocional, física o financiera. Dios tiene un Canaan esperando por ti, así como nuestro Pastor dijo la semana anterior, esta lo reafirmó: El desierto no es tu destino final pero es escuela esencial.

  El mensaje que Dios nos ha dado a través de la prédica es que en cualquier situación debemos aprender a responder con oración, debemos desarrollar el don de la intercesión, debemos aprender a orar como nunca antes hemos orado, no lo que se debe, sino lo que se siente. En el desierto oramos quebrantados delante De Dios, sin quejas. Así como la semana pasada aprendimos de Moises, hoy aprendimos de David. El pastor ha hecho hincapié en que la oracion más importante es la que se hace cada cual individualmente y en total comunión con Dios,

A través del Salmo 69, hemos visto como el salmista indica que sea, a la vez canto y oración. Catos con melodías de alabanzas. El pastor, aplicando la forma en que David solía hacerlo, nos lleva a través de este salmo, explicado por partes, como debemos ir en confianza ante el Padre a exponer nuestras desesperanzas, diciéndole lo que tenemos en nuestros corazones.

El sentimiento central de David es que está sintiéndose ahogado, asfixiado, sin poder respirar.

David en esta primera sección de cuatro en las que el pastor dividió dicho Salmo, le dice a Dios “yo me estoy ahogando. No hay salvación visible. Aquí David siente que sus sueños y planes han naufragado”.

1 Sálvame oh Dios, porque las aguas de la inundación me llegan al cuello.

2 Me hundo cada vez más en el fango; no encuentro dónde apoyar mis pies. Estoy en aguas profundas, y el torrente me cubre.

3 Estoy agotado de tanto gritar por ayuda; tengo la garganta reseca. Mis ojos están hinchados de tanto llorar, a la espera de la ayuda de mi Dios.

14 Rescátame del lodo, ¡no dejes que me hunda aún más! Sálvame de aquellos que me odian y sácame de estas aguas profundas.

15  No permitas que el torrente me cubra, ni que las aguas profundas me traguen, ni que el foso de la muerte me devore.

Es esencialmente importante el hecho de que es señalado que muchos de los libros de la Biblia son lamentos. “Los lamentos son expresiones de fe que Dios por lo menos oye”.

Si bien recibimos que “el dolor más duro es el que se guarda” también encontramos que

“El corazón agobiado halla algo de descanso al describir qué tan pesado es la carga”.

Sierra esta sección con una importante sugerencia: “ Es mejor tener marcas en las rodillas que en el corazón”

  En la segunda sección, se expresa la fuente de su dolor:

4 Los que me odian sin motivo suman más que los cabellos de mi cabeza. Muchos enemigos tratan de destruirme con mentiras, me exigen que devuelva lo que no robé.

7 Pues yo soporto insultos por amor a ti; tengo la humillación dibujada en todo mi rostro.

8 Hasta mis propios hermanos fingen no conocerme, me tratan como a un extraño.

18 Ven y rescátame, líbrame de mis enemigos.

19 Tú conoces mi vergüenza, mi desprecio y mi deshonra; ves todo lo que hacen mis enemigos.

20 Sus insultos me han destrozado el corazón, y estoy desesperado. Si al menos una persona me tuviera compasión; si tan solo alguien volviera y me consolara.

Mostrándonos que “ la gente es causa de supremo dolor”

David teniendo un alma sensible vio cómo sus propios hermanos y amigos, incluso su hijo le dieron la espalda. “No le hubiera causado tanto dolor a menos que sintiera un especial afecto por ellos”. Los que eran sus allegados se convirtieron en sus enemigos. En el  versículo 4 algunos han exigido que devuelva lo que no robó. El sentido de injusticia es muy difícil procesarlo porque contradice la lógica. Cómo es que puede ganar el mal sobre el bien. Aquí el pastor hace un análisis de una de las verdades De Dios: “el problema es que tenemos una perspectiva de justicia inmediata, y es al malo y al injusto puede irle bien pero llegará el día que cosechará lo que sembró, aunque quizás no sea en el momento”.

En esta prédica se analiza el hecho que David siendo un hombre maravilloso sea tan odiado, esto nos resulta difícil de entender. Es que la naturaleza humana es así, más evidente aún es el odio sin causa dirigido a Cristo Jesús, el gran Hijo de David.

  El Salmo 69 es uno de los más citados en la Biblia.

Jesús se refirió al Salmo 69:4 cuando habló con sus discípulos el día anterior a Su crucifixión. “Sin causa me aborrecieron. Juan 15-25

El Apóstol Pablo en Romanos 15-3: “antes bien, como está escrito: los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mi”.

En el versículo 2, Vino agrio= Vinagre: En la cruz ellos le dieron a beber vinagre como describe Mateo 27:34; Juan19:28-29 Juan describe que esto fue hecho para que se cumpliere la escritura.

“ Este fue un tiempo de rechazo para con los hombres, pero de aceptación con Dios”.

      En la tercera sección el pastor nos dice de lo que el Salmo 69 explica de

                    El ataque interno.

5 Oh Dios, tú sabes lo necio que soy; de ti no puedo ocultar mis pecados.

6 No dejes que los que confían en ti sean avergonzados por mi culpa, oh Señor Soberano de los Ejércitos Celestiales. No permitas que sean humillados por mi causa, oh Dios de Israel.

10 Cuando lloro y ayuno, se burlan de mí.

11 Cuando me visto de tela áspera en señal de dolor, se ríen de mí.

12 Soy el blanco de los chismes de la ciudad, y todos los borrachos cantan de mí.

Aquí recibimos que durante este proceso de prueba, y vemos la aclaración que cuando tenemos un alma sensible, vamos a cuestionar nuestra identidad, “el enemigo te va a sentir como a David: pecador, culpable, humillado, burlado y que se ríen de ti y como el blanco de todos los ataques. Vas a desarrollar una visión de túnel que apunta hacia la peor versión de ti.  Lo más verdadero de ti es lo que Dios dice de ti”

En el versículo 6: Oh Señor de los ejercito celestiales. “Esta frase incluye tres designaciones para Dios: Señor del universo (Señor, Adonai), el Señor del pacto ( Jehová, Yahvéh), y el Guerrero Divino ( de los ejércitos, Zaboath)” VanGemeren

  

DIOS TU SIGUES EN CONTROL, TU ERES FIEL Y NO ME VAS A DEJAR TIRADO, TU PELEAS A MI FAVOR.

Y aquí el pastor Daniel hace hincapié en lo que él denomina “oracion de alto voltaje”, siendo esta una oración de queja o quebranto.

13 pero sigo orando a ti, Señor, con la esperanza de que esta vez me muestres  tu favor. En tu amor inagotable, oh Dios responde a mi oración con tu salvación segura.

16 Contesta a mis oraciones, oh Señor, pues tu amor inagotable es maravilloso; cuida de mi, pues tu misericordia es muy abundante.

“Estoy herido, pero sigo orando. Estoy golpeado pero sigo orando. EL QUE TIENE MARCAS EN SUS RODILLAS POR ORAR NUNCA LAS TENDRÁ EN SU CORAZÓN POR SUFRIR”

Los sufrimientos y sus motivos vendrán, pero en oración al Dios Todopoderoso nuestro corazón estará en constante restauración.

Oración.

Si te sientes ahogado, traicionado, perseguido, si te sientes en un callejón sin salida, sigue en oración con una nueva perspectiva.

EXPECTATIVA.

30 Entonces alabaré el nombre de Dios con cánticos, y lo honraré con acción de gracias.

32 Los humildes verán a su Dios en acción y se pondrán contentos; que todos los que buscan la ayuda de Dios reciban ánimo.

33 Pues el Señor oye el clamor de los necesitados; no desprecia a su pueblo encarcelado. 

34 Alábenlo el cielo y la tierra, los mares y todo lo que en ellos se mueve.

35 Pues Dios salvará a Jerusalén y reconstruirá las ciudades de Judá. Su pueblo vivirá allí y se establecerá en su propia tierra.

36 Los descendientes de quienes lo obedecen heredarán la tierra, y los que lo aman vivirán allí seguros.

La conclusión triunfante. Alábenle los cielos y la tierra. Tan bajo como comenzó el Salmo, vuela hacia la mayor alabanza al final.

La visión es elevada por encima de los problemas de un solo hombre. Ahora David oraba por la bendición de Jerusalén y Judá, para que habiten en ella y la posean.

 

SIGUE ORANDO

Ahora debemos orar con intercesión que sale de nuestro marco individual. Con nuestro corazón en total rendición de quebranto a Dios, el Espíritu Santo nos mostrará los necesitados de nuestras oraciones y sus necesidades.

Carmelo González.

Total of 9 ro