Emanuel

El pastor Bernardo Galeano nos explica, comenzando la prédica de hoy, que nosotros, como en la antigüedad, los elegidos de Dios tomamos atajos y hacemos las cosas como no le agrada a Dios, para ello nos pone el ejemplo del rey Acaz, que aunque tenía la promesa De Dios sobre él, decidió hacer alianzas de hombres, haciendo altares a dioses ajenos y sacrificando hijos a estos dioses, las consecuencias fueron catastróficas. Con el testimonio de él y su familia nos explicó la fidelidad De Dios. Así como en la humanidad la historia es dividida por el nacimiento Dios Hijo, así también es la vida del individuo y/o la familia al Señor Jesús hacernos nacer de nuevo.

Isaías 7:14 “ Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.”

Transcurrieron 735 años para que se cumpliera esta promesa dada al pueblo de Israel a través del profeta Isaías y cuando al fin vino el Mesías, su pueblo no lo creyó. Dios nos deja ver a través de la palabra dada el día de hoy que en la equivocación de celebraciones y exaltaciones a lo equivocado hay consecuencias de muerte. Pueblos que hoy día celebran el nacimiento de Jesús el Mesías de la forma inadecuada, en estos días hay hijos de estos pueblos que mueren a consecuencia de vicios desordenados, pues lo que deben celebrar con reverencia y admiración al Dios que se entregó para glorificar al Padre y dar vida eterna al que recibe esta verdad, en su lugar, celebran con borracheras y desenfrenos.

 

Continuemos leyendo

Muchas personas y creencias no pueden entender y aceptar que Dios haya nacido de mujer, habitado entre los hombres, se haya expuesto a este mundo impuro e inmerecedor, muerto y resucitado, trayendo con este hecho la salvación del mundo.

No pueden entender que nos tardamos en recibir la promesa porque aunque Cristo está dispuesto a entrar en nuestras vidas nosotros tardamos en recibirle. El pueblo no entiende que el templo no son las cuatro paredes, el templo de Dios somos nosotros, que al Cristo manifestársenos y admitir que entre a nuestras vidas nosotros entonces somos Su templo, el Espíritu Santo hace su morada en cada uno que lo acepta.

2 Corintios 6:16-18

¿En qué concuerdan el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente. Como él ha dicho: «Viviré con ellos y caminaré entre ellos. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo». Por tanto, el Señor añade: «Salgan de en medio de ellos y apártense. No toquen nada impuro, y yo los recibiré». «Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso».
Es por esto que en el momento que Cristo entra en el individuo, la familia, en el ambiente de trabajo, en las naciones y pueblos, cambios comienzan a manifestarse, pues es Dios, que ha hecho su templo para habitar y transformar. Y otra vez el pastor a puesto el ejemplo de su vida personal, su mamá y su papá.

 

Continuemos discutiendo.

Salomón recibió la respuesta de si Dios habitaría entre los hombres en

Apocalipsis 21:3

Oí una potente voz que provenía del trono y decía: «¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios.
Para Dios no existen los inalcanzables, ni criminales, ni ladrones, o prostitutas, o proxenetas, o drogadictos. Todos somos iguales para Él, y en Él todos obtenemos salvación.

El pueblo judío esperaba un rey tradicional, poderoso y capaz de derrotar a sus adversarios, no a un rey humilde y entregado a sacrificio de cruz.

– Ellos  esperaban un Salvador vestido más de venganza que de Amor y esperanza.
– Un Salvador  que los librara de la invasión extranjera más que de la invasión del pecado y temor.
– Un Salvador que fuera un camino hacia el poder y la riqueza, más que un camino hacia la verdad y a la eternidad.
– Un Hombre vestido de Rey pero jamás vestido de siervo.

Esto no es un asunto de poder, es cuestión de CREER.

En el evangelio de Mateo vemos la promesa dada al profeta consumada.

Mateo 1:22-23

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[a] porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo,
Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

 

Continuemos moviéndonos y avanzando

Jesús no es solo una joya de salvación, sino también un puente de perfección y purificación, a pesar de nuestras situaciones hay muchos motivos de celebraciones por todas las bendiciones que llegan con el nacimiento de nuestro Señor, su muerte y resurrección significa la redención de la creación por su Creador.

1 Timoteo 3:16

Sin duda alguna, el gran misterio de nuestra fe es el siguiente: Cristo fue revelado en un cuerpo humano y vindicado por el Espíritu.
Fue visto por ángeles y anunciado a las naciones.
Fue creído en todo el mundo y
llevado al cielo en gloria.
A veces en momentos difíciles dudamos y hasta le ponemos en juicio, pero aún así El es paciente y nos muestra que El es el Alfa y la Omega, el principio y el fin, nos recuerda que todo fue hecho por El y para El, aunque en nuestras oraciones no le demos las gracias, y en su lugar le preguntamos dónde estaba, El es fiel, y en lo que de verdad importa y satisface nos muestra que El estuvo ahí. No existe placer y satisfacción tal como saber que uno de los nuestros a recibido Su aceptación y salvación. El siempre se glorifica.

Isaias 43:1-11

Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.
Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.  todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. Sacad al pueblo ciego que tiene ojos, y a los sordos que tienen oídos.

Continuemos orando.
Oremos porque el Espíritu Santo nos muestre las personas en necesidad a las que debemos acercarnos y compartirles sus buenas nuevas. En nuestra obra de navidad vendrán personas traídas por Dios que El tiene planes específicos
con ellas. Será tiempo de gozo y satisfacción, que solo El sea glorificado. El nos dará fuerzas y gracia, tiempo y dedicación.

Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.  Yo anuncié, y salvé, e hice oír, y no hubo entre vosotros dios ajeno. Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que yo soy Dios.  Aun antes que hubiera día, yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago yo, ¿quién lo estorbará?  He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.
Continuemos orando

Oremos para que el Señor nos muestre las personas que El tiene en sus planes que asistan a nuestra obra de navidad, donde El hará transformaciones a su pueblo . El nos dará las fuerzas, la gracia y la sabiduría. Oramos por todas las personas que están envueltas en la obra de celebración del nacimiento de nuestro Señor. Para que personas en necesidad reciban la certeza que en Jesús está la salvación.