El Mensaje de Dios

Continuemos conversando

 

Este es el segundo mensaje que nos entrega el Pastor Daniel Arboláez explicándonos desde una cosmovisión bíblica el tiempo que estamos viviendo. La semana pasada el Pastor nos explicaba como “las tragedias y el sufrimiento son el megáfono de Dios para despertar a un mundo ensordecido” La aflicción es el tiempo que Dios usa para revelarnos quien es El y que espera de nosotros, un lugar de autoexamen a la luz de su palabra para “dejar lo superficial y vivir en lo esencial”. Miremos estos cuatro principios:

 

  1. Las crisis son una invitación de Cristo

Santiago nos indica claramente que hace un cristiano ante la adversidad

 

“Si alguien está en problemas, que ore a Dios… Si esa oración es hecha con fe, sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Si ha pecado, el Señor lo perdonará.                             Santiago 5:13 y 15 TLA

 

Ya sea que tengamos una crisis física-enfermedad, emocional-problemas o espiritual-pecado la invitación es que busquemos a Dios en oración, porque la solución es Cristo.

En medio de esta epidemia,” debemos convertir nuestro pánico en una plegaria y nuestro temor en una oración”. Miremos como Dios trato con Israel en tiempos similares:

 

Cuando yo no permita que llueva, o mande a las langostas para que devoren los campos, o envíe epidemias sobre mi pueblo “                                                                             2 Crónicas 7:13 PDT

 

Fijémonos que es Dios quien permite, lo cual nos lleva a rendirnos en agradecimiento y adoración ante El por todo lo que no permite y nos libra en este mundo caído en que vivimos. Hay un propósito en cada situación que Dios permite, 2 Crónicas 7, continua:

 

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.                                                                                             2 Crónicas 7:14 

 

Claramente Dios nos pide hacer tres cosas: humillación - oración - arrepentimiento.

Esta crisis es una invitación a vivir el evangelio, una invitación a Cristo.

A través de los últimos sucesos Dios está quitándonos todo tipo de distracción, toda idolatría, pues los hemos convertido en ídolos que nos han quitado la adoración y la dependencia de Él. Dios quiere nuestra completa atención, empezando por:

 

  1. Hacer de nuestro hogar un Altar.

El altar mas importante no está en ninguna Iglesia, sino en nuestro hogar,

 

Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas… Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.                                       Mateo 6:5-6 DHH

 

La oración más importante no es en público, sino la que haces en tu hogar. Por eso:

 

  1. Dios no quiere que tu Fe sea de segunda mano.

“Dios permite estos tiempos para que los templos estén cerrados, para que las puertas de nuestro corazón se abran a la revelación directa que el espíritu Santo quiere darnos.”

 

Lo que antes sabía de ti era lo que me habían contado,

pero ahora mis ojos te han visto, y he llegado a conocerte.                                         Job 40:5 TLA

 

Tienes que decidir si vas a desperdiciar o a aprovechar este tiempo que te esta dando Dios. ¿Qué vas a hacer para crecer en el conocimiento de Dios?

 

  1. Aprende a pausar tu interior para escuchar la voz de Dios, discernir sus propósitos y recibir su poder.

“Las crisis humanas deben discernirse con la sabiduría divina”. “Aprende a pausar tu corazón para tener la perspectiva de Dios”.

 

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;

Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

Jehová de los ejércitos está con nosotros;

Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah                                                           Salmos 46:10-11

 

“El mensaje principal de este salmo es que Dios provee estabilidad a su pueblo en medio de su dificultad”

 

 

Continuemos Discutiendo.

¿A quién debemos acudir en este tiempo de pandemia?

¿Cuál es la solución a esta crisis, en términos de la palabra de Dios?

¿De que nos esta hablando Dios a través de los últimos eventos a nivel mundial?

 

Continuemos moviéndonos / Avanzando.

¿Cuál va a ser tu respuesta como cristiano ante la crisis que estamos viviendo y las consecuencias que traerá?

 

 

Continuemos orando.

  • Demos gracias a Dios por permitirnos vivir en este tiempo, por la oportunidad de ser un colaborador de la extensión de su reino, un obrero dispuesto a llevar a cabo todo lo que Él nos pida en obediencia, clamemos por sabiduría y que nuestros ojos y oídos espirituales sean abiertos para discernir lo que viene de El y no ser engañados y que no falte en nosotros denuedo por su palabra, para conocerlo cada día en mayor intimidad.
  • Peticiones de oración de todos en el grupo

Toma esta palabra y aplícala a tu vida y a la de tus seres queridos