Continuemos Conversando

Comencemos a conversar

Continuamos con la serie sobre el maravilloso e inigualable libro de Efesios. Nuestro pastor Daniel Arbolaez nos habló sobre las bendiciones del creyente, dijo: “La  bendición de Dios significa que los cristianos, tenemos su respaldo, su aprobación y su poder sobrenatural, trabajando a nuestro favor.” Por lo tanto:

  • Tu ya no eres un perdedor, tu eres un príncipe de Dios.
  • No eres un indefenso, sino un poderoso guerrero.
  • No eres un vencido, sino un bendecido.

 

Continuemos leyendo.

  • La bendición de Dios sobre el creyente no es una promesa, sino una posesión.(Efesios 1:3)
  • El trabajo principal del creyente no es recibir más, sino hacer más con lo que ya tiene.
  • Según nos escogió en ÉL, antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él. Efesios 1:3-4
  • En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad. Efesios 1:5
  • Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado. Efesios 1:6.
  • En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia. Efesios 5:7.

 

Continuemos conversando.

Consideremos las cinco bendiciones del Creyente:

  1. Elección.
  2. Un plan y propósito más antiguo que los océanos y los cielos.
  3. Adopción.
  4. Aceptación.
  5. Redención.

Hablemos también de cinco cosas que vino a darnos el Señor:

  1. Procreación. Cuando ibas a nacer habían alrededor de un millón de otros individuos queriendo entrar al ovulo de tu madre, pero dijo, eligió a este, para que sea uno en un millón.
  2. Creación. Dios nos eligió sobre todo lo creado para que seas el jefe de toda la creación.
  3. Libertad de la Condenación. Te eligió a ti para librarte de las consecuencias del pecado. Según la biblia todos hemos pecado e íbamos camino a la condenación. Así que allí estabas tu entre billones. Y te escogió a ti, para que no seas enviado a la condenación eterna.
  4. Salvación. Te eligió a ti para recompensarte y darte el cielo.
  5. Gran Comisión. Cuando Dios miro a quien confiarle el mensaje del evangelio, hizo una fila todos los ángeles, todos los arcángeles, los ancianos y los espíritus ministradores. Gabriel, estaba a la par y Miguel al otro lado, y de todos los millones que estaban en la fila de escogió a ti.

 

Continuemos moviéndonos/Avanzando.

“Para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” Efesios 1:4

  • Todo regalo divino demanda una respuesta humana. ¿Cuál es el regalo? La salvación. ¿Cuál debe ser nuestra respuesta? La Santificación. Este es el balance entre los regalos de Dios y la responsabilidad humana: Somos escogidos no solamente para salvación, sino también para santificación.
  • Deje de caminar como un rechazado y camine como un escogido. Deje de caminar como un extraño y camine como un hijo, Acepto en el Amado. Y disfrute de todos sus derechos! ¡Tiene poder, camine con seguridad y con gozo!

 

Continuemos orando.

  • Gracias Padre porque te deleitas en darnos aquello que no merecíamos.
  • Gracias porque nunca experimentaremos tu rechazo sino sólo tu favor.
  • Gracias por crearnos, elegirnos, aceptarnos, redimirnos y darnos una familia y un propósito.