Continuemos Conversando | 10 y 11 de noviembre, 2018

Servimos a un Dios que no se puede contener.  La biblia dice que “Ni siquiera los cielos más altos pueden contenerte.” 1 Reyes 8:27

 

Nuestro pastor Daniel comenzó el servicio contando un testimonio cuando estuvo en honduras con un grupo de misioneros, fueron a explorar un sitio donde había una gran catarata y el pastor contaba que mientras el alababa a Dios bajo un árbol escuchando el ruido desbordante de la catarata, sentía que Dios le decía que así deseaba que nosotros nos desbordemos con alabanza para que él se desborde con bendiciones.

  • !Servimos a un Dios desbordante que nos ofrece una vida desbordante!

Creemos tener una vida en abundancia cuando solamente tenemos supervivencia.

Tenemos una vida llena de problemas pero no una vida con propósito, andamos con horarios cargados pero con un tanque emocional vacío. Y esto no es lo que Dios nos ha prometido, Dios nos promete que:

 

“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

Juan 10:10

 

¿Si nuestro Dios es desbordante y nos da una vida desbordante entonces como debe ser nuestra adoración a el?

Dios no quiere una adoración retenida sin una adoración desbordante. Dios no quiere que seas un lago muerto sino un río lleno de su presencia.

¡Si Dios te ha dado una vida abundante tu adoración a él debe ser DESBORDANTE!

Mientras el Pastor meditaba en esto el señor lo llevo a un Pasaje bíblico que el anhela ver en su iglesia.

 

En mi visión, el hombre me llevó nuevamente a la entrada del templo. Allí vi una corriente de agua que fluía hacia el oriente por debajo de la puerta del templo y pasaba por la derecha de la parte sur del altar.

Ezequiel 47:1 NTV

 

Continuemos leyendo

Vemos como Ezequiel vio algo que nunca antes había existido en el templo y era un río que fluía directamente desde el templo. El río no provenía de un palacio Real ni de un edificio del gobierno, o de un centro educacional. Venía de la casa de Dios! Jerusalén no tenía arroyos ni manantiales tampoco un río rico y poderoso y mucho menos uno que fluye desde esta parte de la ciudad.

Un río como éste sería tanto una bendición como un milagro. traería vida,crecimiento, vitalidad, esperanza y seguridad.

Se cree que es un río simbólico pero profético. Por que? Por que en el reinado del mesías habrá un rio en Jerusalén.

 

*Una fuente fluirá de la casa del Señor (Joel 3:18)

*Y en aquel día será que fluirán aguas vivas de Jerusalén (Zacarías 14:8).

 

Juan mencionó un río similar eterno en Apocalipsis. ¿Que tienen en común? Que ambos ríos fluyen de la presencia de Dios!

Ezequiel vio el río que salía del templo, mientras que Juan vio el río que venía del trono de Dios y del Cordero.

 

Siguiendo con la cita de ezequiel ..

3 Me llevó a lo largo de la corriente de agua y, mientras avanzábamos, él iba midiendo… me llevó a través de la corriente. El agua me llegaba alos tobillos. 4 Midió otros quinientos treinta metros… el agua me llegaba hasta las rodillas. Después… me alcanzaba a la cintura. 5 Luego…el río ya era demasiado profundo para cruzarlo caminando. Había buena profundidad para nadar, pero demasiada para atravesarlo a pie.

Mientras Ezequiel continuaba, el río se hacía más profundo comenzando a la altura del tobillo, luego hasta las rodillas, luego la cintura.

Ezequiel experimento que cada vez iba profundizando más en el rio y que tenia que nadar para poder atravesarlo.

 

Continuemos discutiendo

Tenemos de Dios tanto como queremos de él.

esto nos muestra la naturaleza peligrosa de un río real en un verdadero reino mesiánico por venir. Sin embargo, hay una imagen poderosa de progreso y profundidad crecientes en nuestra vida espiritual. Ilustrar la progresión de tobillos, rodillas, cintura, profundidades donde ya no se puede tocar el suelo y hay que nadar.

La presencia de Dios es el Hábitat de nuestra alma.

Los tobillos representan los primeros pasos en la fe del creyente. El va a querer estar en la casa de Dios y empezar a tomar decisiones de acuerdo con la Palabra de Dios que es luz a su camino.

Las rodillas representan el deseo que ese nuevo creyente va a tener por conocer a Dios en oración.

La cintura, es cuando empieza a rendirse mas a Cristo. Aquí el va a conocer lo importante de vivir en santidad y pureza para Dios. Pero luego ese creyente va a empezar a sentir un deseo de profundizar mas en Dios hasta que vive totalmente bautizado en la presencia y la llenura del Espíritu Santo.

Allí a través del conocimiento profundo de la Palabra y de la Presencia de Dios el cristiano puede experimentar como nos dice Efesios 3:18, 19 NTV

Cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiadogrande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios.”

 

 

Continua avanzando/ moviéndote. 

La superficialidad ahoga la espiritualidad, pero la profundidad del carácter la multiplica.

Lo mejor que Dios tiene se encuentra cuando estás dispuesto a ir a las aguas profundas. Dios no quiere que seamos cristianos superficiales, quiere que vayamos mas alla, que nos esforcemos y que nos lancemos a las aguas profundas.

No nos dejemos alcanzar por la maldición de los tiempos modernos que es la superficialidad.

Tenemos relaciones superficiales, conocimiento de la Biblia superficial, amigos superficiales. Sabes como es un cristiano superficial? es un cristiano circunstancial.

Hay situaciones que hacen tambalear nuestra fe, por ejemplo una enfermedad, una crisis financiera, un divorcio, tentaciones que nos llevan a desviamos y hasta perdemos la comunión con Dios porque nuestra fe es superficial. Ya es hora de que profundicemos en nuestra fe, Porque, una fe profunda te permite recibir lo mejor de Dios y resistir lo peor de este mundo.

Debemos hacer como hacen los peces en tiempo de tormenta o de huracán, ellos van a la profundidad, igual nosotros en momentos de tormenta o dificultad debemos ir a la profundidad con Dios.

Es hora de que aprendamos a educar nuestras emociones con las escrituras. Dejemos nuestra fe superficial y tengamos una fe profunda.

La presencia desbordante de Dios Trae provisión.

Trae Sanacion

Trae Restauración

 

Sigue orando.

oremos para que cada día podamos llegar a esa profundidad que es donde Dios quiere tener intimidad con nosotros y mostrarnos los planes que él tiene para nuestras vidas y para su iglesia.