Nuestras Creencias

Las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamentos
son la infalible Palabra de Dios completas y
divinamente inspiradas. La Biblia es la suprema
autoridad y guía para nuestra fe y vida cristiana.
Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil
para enseñar, para reprender, para corregir
y para instruir en la justicia, a fin de que el
siervo de Dios esté enteramente capacitado
para toda buena obra. ~ 2 Timoteo 3:16-17

La primera persona de la Divinidad ordena
y dirige todas las cosas de acuerdo a Su
propósito y complacencia. Él es el autor,
creador y sustentador de todas las cosas en
el universo sin medios algunos aparte de Su
puro poder. Por Su gracia, Él se involucra en los
asuntos de los hombres, escucha y contesta
oraciones y salva del pecado y la muerte a
todo el que venga a Él mediante Jesucristo.
Porque por medio de él fueron creadas
todas las cosas en el cielo y en la tierra,
visibles e invisibles, sean tronos, poderes,
principados o autoridades: todo ha sido
creado por medio de él y para él. Él es
anterior a todas las cosas, que por medio
de él forman un todo coherente.
~ Colosenses 1:16-17

Hay un Dios, eternamente existente en tres
personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Quiero que lo sepan para que cobren
ánimo, permanezcan unidos por amor, y
tengan toda la riqueza que proviene de
la convicción y del entendimiento. Así
conocerán el misterio de Dios, es decir, a
Cristo, en quien están escondidos todos los
tesoros de la sabiduría y del conocimiento.
~ Colosenses 2:2-3

Él existe eternamente como la segunda
persona de la Divinidad. Por su nacimiento
virginal vino al mundo como todo Dios y
todo hombre y vivió una vida sin pecado.
Su muerte en la cruz hizo expiación por los
pecados del hombre, como lo confirma
Su resurrección corporal de los muertos. Él
ascendió físicamente a la derecha del Dios
Padre y volverá en poder y gloria.

“Pero Dios demuestra su amor por nosotros
en esto: en que cuando todavía éramos
pecadores, Cristo murió por nosotros.”
—Romanos 5:8
“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio
a su Hijo unigénito, para que todo el que
cree en él no se pierda, sino que tenga
vida eterna.” —Juan 3:16

La tercera persona de la Divinidad convence
a los hombres de pecados, regenera, bautiza,
mora, instruye y aparta a los creyentes
para un vida santa. Animamos a todos los
creyentes a buscar una vida de obediencia
al liderazgo del Espíritu Santo.
¿No saben que ustedes son templo de Dios
y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?
—1 Corintios 3:16
Pero cuando venga el Espíritu de la verdad,
él los guiará a toda la verdad, porque no
hablará por su propia cuenta sino que dirá
sólo lo que oiga y les anunciará las cosas
por venir. —Juan 16:13

Dios creó al hombre de acuerdo a Su imagen
y este, por su voluntad, calló en pecado
por desobedecer la voluntad de Dios, por
consecuencia, aparte de Jesucristo todos los
hombres están muertos espiritualmente. La
caída del hombre fue un hecho histórico de
una vez y para siempre. Su efecto se extendió
a todos los hombres, cada
uno de ellos es nacido con
una naturaleza pecaminosa y
necesita la salvación.

“Pues todos han pecado y
están privados de la gloria
de Dios, pero por su gracia
son justificados gratuitamente
mediante la redención que
Cristo Jesús efectuó.”
—Romanos 3:23-24

Creemos que la salvación es por gracia,
un don de Dios que no es por obra. La
salvación requiere arrepentimiento, es decir,
cambiar la dirección de uno por el camino
de Dios. Todo el que recibe a Jesucristo es
una persona nacida de nuevo que el Espíritu
Santo regeneró y se convirtió en hijo de
Dios. Nosotros manifestaremos la verdadera
salvación al cambiar de vida.

““Yo soy el camino, la verdad y la vida —le
contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino
por mí.” —Juan 14:6
“Porque por gracia ustedes han sido
salvados mediante la fe; esto no procede
de ustedes, sino que es el regalo de Dios,
no por obras, para que nadie se jacte.”
—Efesios 2:8-9

La Iglesia es el cuerpo de creyentes que
forman todas las personas nacidas de nuevo
sin considerar raza, cultura ni antecedentes.
La Iglesia, que dirige Jesucristo y el Espíritu
Santo le da poder, está llevando las buenas
nuevas de la salvación a todo el mundo.
Por su acción todo el cuerpo crece y se
edifica en amor, sostenido y ajustado por
todos los ligamentos, según la actividad
propia de cada miembro.~ Efesios 4:16

Creemos que Jesús está preparándonos un
lugar y que Él volverá literalmente. Creemos
que el Cielo y el Infierno son lugares reales.
Creemos que los que están en Cristo vivirán
con Él por siempre y aquellos que rechacen
a Cristo como su Salvador estarán separados
de Él para siempre.
“En el hogar de mi Padre hay muchas
viviendas; si no fuera así, ya se lo habría
dicho a ustedes. Voy a prepararles un
lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré
para llevármelos conmigo. Así ustedes
estarán donde yo esté.” —
Juan 14:2-3
“Aquel cuyo nombre no
estaba escrito en el libro de la
vida era arrojado al lago de
fuego.”
—Apocalipsis 20:15